Nuestras historias, nuestra vida, nuestro día a día

Carta de una madre que solo quiere que su hijo tenga las mismas oportunidades para aprender que el resto de sus compañeros.

<< Yo también soy madre de un niño con #dislexia.

Impotencia, tristeza, rabia…eso siento cuando intento explicar en el cole que este daño emocional es evitable y lo único que consigo es que lo aumenten.

Este trimestre me he quedado sin fuerzas, no puedo más. Viendo los exámenes de mi hijo en la última tutoría, solo quería llorar. Qué impotencia tan grande, 9 años luchando, intentando que me escuchen y solo he conseguido ser la “madre loca de la dislexia”

No sé qué entienden por adaptaciones metodológicas, me encontré: exámenes fotocopiados, con una letra pequeña, varias preguntas en un mismo enunciado, un texto de comprensión lectora largo que lo deja exhausto, con letra pequeña y un interlineado mínimo…y por supuesto, los malos resultados son fruto de una sobreprotección en nuestra decisión de explicarle que no es tonto que sólo es disléxico.

No son conscientes del daño emocional que le produce todo esto, lo de menos son las notas, aunque también se quedarían sorprendidos de la mejora académica que tendría. Lo más doloroso es verle la tristeza en su cara.

Y esto seguirá así hasta que entiendan que las adaptaciones metodológicas SON UNA NECESIDAD NO UN PRIVILEGIO. Es un derecho. Son sus gafas, las que necesita para poder tener las mismas oportunidades que el resto de sus compañeros. Aunque él sabe que aún así va a tener que esforzarse el doble.

Nosotros seguiremos luchando, más él que yo, es todo un campeón. Y yo recuperaré mis fuerzas porque él me enseña todos los días a que no hay que rendirse, que a pesar de estar todo en tu contra, hay que seguir, con la esperanza de que algún día la dislexia esté normalizada, y contar como anécdotas del pasado todas las barbaridades que actulamente se cometen con los alumnos con dislexia. >>

La dislexia es una dificultad no una imposibilidad.

#EresMiHéroe

#LoVasAConseguir
#PorLaNormalizaciónDeLaDislexia
#SeLlamaDislexia
#AdpatacionesBienHechas

#TodosLosNiñosQuierenAprender

Compartimos otra carta en el enlace siguiente, otra de esas historias que seguimos viendo todos los días  “Yo soy madre de un niño disléxico” publicado por Change Dyslexia.

“Lo peor de la dislexia es que, aunque sólo consista en una dificultad de aprendizaje, conlleva otras alteraciones psicológicas, que desde mi punto de vista son el principal problema, pues mi hijo se desmoralizó, perdió el interés por aprender, se levantaba muchos días con dolor de cabeza, no quería ir al colegio, no dormía bien, su autoestima se hundió y, en general, se sentía “tonto” e incapaz de afrontar aquello que le exigían.”